autorizacion.org.

autorizacion.org.

¿Cómo se regula la autorización de uso de datos personales en el ámbito publicitario?

Introducción

En la actualidad, el uso de los datos personales se ha convertido en un tema muy sensible en nuestra sociedad. La promoción de bienes y servicios a través de la publicidad es una práctica muy extendida que, cada vez más, se apoya en el tratamiento de los datos personales de los usuarios. En este sentido, es indispensable conocer cuáles son las normativas que regulan la autorización y el uso de dichos datos en el ámbito publicitario.

Marco legal

En primer lugar, cabe destacar que en España la protección de datos personales está amparada por la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) y el Reglamento Europeo de Protección de Datos (RGDP). Ambas normativas establecen una serie de obligaciones para las empresas que tratan datos personales, entre ellas, la necesidad de obtener el consentimiento expreso del titular de los datos cuando se utilicen con fines publicitarios.

Además, existe otra normativa que afecta directamente al sector publicitario, la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico (LSSI). Esta ley regula expresamente el envío de comunicaciones comerciales a través de medios electrónicos, estableciendo la obligatoriedad de obtener el consentimiento previo y expreso de los destinatarios.

¿Qué se considera dato personal para la publicidad?

Según el RGDP, se considera dato personal cualquier información que permita identificar directa o indirectamente a una persona física. En el ámbito publicitario, esto se traduce en que cualquier información sobre los gustos, preferencias o comportamientos de una persona que permita dirigirle publicidad específica está considerada como dato personal.

De esta forma, se considerarán datos personales para la publicidad, por ejemplo: el historial de búsquedas del usuario en un buscador, sus posteos en redes sociales, las compras que haya realizado en línea, entre otros.

Procedimiento para la obtención del consentimiento

En el caso de que se quiera utilizar datos personales con fines publicitarios, será necesario obtener el consentimiento expreso del titular de los mismos. Para obtener dicho consentimiento, se deberá poner a disposición del usuario una serie de información clara y concisa acerca del tratamiento que se va a llevar a cabo con sus datos.

La información que se deberá proporcionar incluirá, al menos, el responsable del tratamiento, la finalidad del mismo, los destinatarios de los datos, la posibilidad de ejercer los derechos que la normativa de protección de datos otorga al titular de los datos (como el derecho de acceso, rectificación, cancelación u oposición), y el plazo de conservación de los datos.

Una vez proporcionada esa información, se deberá obtener una manifestación de voluntad expresa del usuario, por ejemplo, mediante la marcación de una casilla de verificación o a través de la firma de un consentimiento expreso.

Consecuencias de no obtener consentimiento

La obtención del consentimiento del titular de los datos es un requisito indispensable para el tratamiento de los mismos. En caso de no obtener el consentimiento del titular, se estaría vulnerando su derecho fundamental a la protección de datos personales, lo que podría derivar en sanciones económicas e incluso en responsabilidades penales para las empresas que incumplan con la normativa.

Conclusiones

La obtención del consentimiento del titular de los datos personales es un requisito indispensable para su tratamiento en el ámbito publicitario. Las empresas que trabajen con dichos datos deben cumplir rigurosamente con todas las obligaciones legales que la normativa en materia de protección de datos establece, con el fin de garantizar la privacidad y seguridad de los datos personales y evitar sanciones y posibles reclamaciones de los usuarios.

  • Identificar el tipo de información que se considera dato personal para la publicidad.
  • Conocer el procedimiento para obtener el consentimiento del usuario.
  • Entender las consecuencias de no obtener el consentimiento del titular de los datos.

Garantizar la privacidad y seguridad de los datos personales de los usuarios debe ser una prioridad para las empresas, especialmente en el ámbito publicitario donde estos datos se utilizan cada vez con más frecuencia.